30 abril 2008

Comienza la era Guardiola

El Barcelona no es el Madrid. El equipo blanco puede ganar Copas de Europa de cualquier manera, en cualquier circunstancia. La situación deportiva e institucional carece de importancia. En la Champions el Madrid lo olvida todo y se transforma. El Barcelona, por el contrario, requiere un ambiente favorable para alcanzar la gloria.

Si bien es cierto que en los 180 minutos de eliminatoria frente al United el Barcelona no ha sido inferior a su rival, al que ha empequeñecido; aunque ha tenido mucho más el balón, ha disparado más y ha obligado a los diablos rojos a mostrar su versión más rácana y cicatera, la sensación que han dado estos dos partidos es la de un evidente fin de ciclo.

No se puede decir que el Barcelona haya renunciado a sus principios, pero su comportamiento ha sido excesivamente funcionarial, sin ningún vigor ni dinamismo, sin capacidad de sorpresa. La escasez de recursos ha sido sangrante. Todo se limitaba a una posesión vacua del balón. Casi nunca se sabía que había que hacer con él. Tenerlo por tenerlo. Los teóricos extremos abandonaban su posición y las bandas quedaban para los dichosos carrileros. Un desastre, por supuesto. La zona central era un embudo. No había espacios ni profundidad. Pases horizontales y al pie. El juego resultaba excesivamente machacón y reiterativo. Una historia que ya hemos visto muchas veces estas dos últimas temporadas.

Es imprescindible una catarsis en todos los estamentos, directiva, dirección técnica, entrenador y jugadores. Como Laporta no va a dimitir, por lo menos que se cargue a Beguiristain, a Rijkaard y a todos los jugadores sobre los que caiga la mínima sospecha de haber antepuesto sus intereses personales a los del club. Hay que erradicar del vestuario todo aquello que huela a falta de compromiso y de sacrificio.

El Barcelona necesita abrir la ventana para que entre aire fresco. Ese aire se llama Josep Guardiola Sala.

2 Comments:

At 14:46, Anonymous the frying dutchman said...

¿De verdad cree el blogger que alguien sin ninguna experiencia en los banquillos de alta competición puede comerse el marroncete que el señor Laporta está intentando colocar?

Dos factores:

1.- Laporta. Don Joan debe conseguir una salida muy digna del Bar$a para que no se vea afectado su asalto a la Generalitat (¿alguien duda que lo intentará?). Vamos, que tiene que quitarse de encima la patata caliente. Todos le culpan de la galactización culé y Pep puede hacer que la gente se ilusione y piense en otras cosas.

2.- Guardiola. Nadie pone en duda que Pep será un día entrenador blaugrana, pero todavía no ha llegado su momento. Está todavía muy verde y tiene que coger experiencia en la alta competición. Sería un error coger la patata caliente del presidente.

En mi opinión, Guardiola tendría que foguearse en algún banquillo de primera un par de años (el Getafe es un gran trampolín, por ejemplo). Y, además, evitaría comerse el marrón de don Joan, a quien le quedan 2 añitos antes de caducar deportivamente y no puede permitirse salir del Bar$a por la puerta de atrás... que no lleva al Govern.

 
At 15:12, Blogger Gala y Dolar said...

El tema es complicado,cortar de raiz el problema(solo hablo de futbol,soy apolitico por naturaleza) llevaria a cabo empezar a tirarse cosas a la cara,desde el presi hasta el utillero(me encantaria saber la verdad de Sandro rossell) y eso generaria peores consecuencias,lo que hay que decidir lo 1º es si sigue Frank,Pep necesita unos años,no es cuestión de quemarle,aunque claro,Frank llego justito de experiencia,su aval era el A.C.Milan de aquellos años,Pep tiene el aval de que fue el hilo con que el que se cosio el dream team.
Hay que hacer los fichajes ya,no esperar a ver que pasa.
Hacen falta ganas de ganar,de tener compromiso por ser los mejores.

 

Publicar un comentario

<< Home

Locations of visitors to this page