13 octubre 2008

El coñazo de un hombre de provincias

-¿Cómo se las arregla para mantener esa imagen de bonhomía, campechanía y tranquilidad, después de haber navegado por las turbulentas aguas de las que acaba de salir, por el momento, indemne? ¿Es usted un lobo con piel de cordero?

–No. Todo eso se hace siendo un tipo decente y de provincias, que es lo que soy –
dice, mientras aspira el humo del puro que se está fumando–. Ésa es la clave en la vida: ser decente y de provincias.

Así respondía hace unas semanas Mariano Rajoy a la periodista del Magazine de El Mundo.

Ser de provincias. Ojo al conceto. A la altura de otro ilustrísimo gallego. ¿Qué significará ser de provincias? ¿Abrir la puerta de su partido a los liberales y a los conservadores? ¿Defenestrar a María San Gil? ¿Dejarse torear por sus compañeros de la provincia navarra? ¿Convertirse en el protegido de Prisa al igual que Zapatero lo es de Mediapro? ¿Refundar el Partido Popular para transformarlo en el Partido P'ayudar... a Zapatero? ¿O tal vez ser de provincias supone decir que el desfile de las FFAA es un coñazo?



¡Cómo estará el PP para que hasta Leire Pajín, sí, Leire Pajín, han leído bien, le tenga que dar lecciones de amor a los tres ejércitos!

Pero hubo un tiempo en que Rajoy -coñazo y plan apasionante- era bueno. Así nos engañaba a todos hace un año...



Desde que perdió las elecciones, Mariano Rajoy no ha dejado de estafar a los que le votamos. Se ha revelado como lo que sospechábamos que era antes de que Aznar lo nombrara sucesor, un tío sin principios. Podría estar en el ala vegetariana del PSOE.

1 Comments:

At 19:41, Blogger Alberto Esteban said...

Yo quiero que me devuelvan mi voto!!

Saludos

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home

Locations of visitors to this page